EN VIVO

Los Espíritus en el Malvinas Argentinas: arder el barrio

Parece mentira pensar que alguna vez al gigante le costó enfrentarse al hombre. Sin embargo, Maxi Prietto, líder de Los Espíritus, lo confirma: durante mucho tiempo tuvo que tocar de espaldas al público por su timidez. Ayer, tras seis años de carrera y tres discos que los catapultaron como máximos exponentes de la escena local, llenaron el estadio cubierto Malvinas Argentinas y despidieron así la gira 2017 de Agua Ardiente, su último disco lanzado en junio de este año: dos horas y media de show y un repaso por toda su carrera que anonadó a casi cuatro mil personas.

Quien se atreva a definir qué sucede en cada show de los nuevos astros seguro utilizará palabras como “conexión”, “viaje”  y “movimiento”. No es casualidad. Algo sucede entre ellos y el público: es especial. Lograr ese rebote místico, a veces inexplicable, entre quienes se paran arriba del escenario y quienes, desde abajo, los contienen, es el que explica el éxito. Afuera y unos cuantos metros arriba de la cabeza de la mayoría había luna llena, adentro pedían que “¡remen ya!”: conexión.

Resulta interesante pensar -siempre- cómo la banda de la Paternal fue rompiendo con varios criterios estratégicos para masivizarse. A medida que se fueron popularizando, impusieron su manera de pensar sabiendo que, en parte, podía excluir al que no pensara como ellos: hacer y romper. Hoy, la postura ideológica es la identidad de Los Espíritus. Su música se ve atravesada por un contexto político ineludible: juegan e interpelan a través de sus letras. “Las armas las carga el diablo y las descarga algún ‘gendarme'”, parafraseó Prietto a Las armas las carga el diablo. Explicar por qué sería redundar.

A pesar de ser un novedoso desafío, concretaron una fiesta colectiva que arrancó horas antes entre medio del público: los grupos de percusión Gali Dundun Camara y Ensamble Maturé se infundieron con los espectadores para interactuar con ellos. Algunos descalzos, otros en cuero, bailaron en el campo ardiente durante más de una hora. Casi tres horas después, el show culminó con un mensaje del frontman: “Este año giramos por todos lados y en todos lados nos preguntaron, y nosotros también nos preguntamos, qué pasó con Santiago Maldonado. Muchas gracias“.

Nota anteriorPróxima nota