#Lollapalooza

Mac Demarco y Tyler, The Creator, aliados de distinta casta

Los dos son personajes muy importantes de la música actual. No rompen los charts ni son de los más radiales porque apuntan a un público más alternativo y con el oído un poco más curtido. Su vínculo sienta sus bases en el talento de ambos: aunque sean de mundos distintos, pueden cruzarse y aprender uno del otro.

Tienen una relación que los une: la admiración de uno por el otro. Tyler, The Creator le ha dedicado tweets, lo ha invitado a grabar una canción llamada Granny para su serie Loiter Squad y hasta algunas canciones de Flower Boy, como Garden Sheed y Boredom, suenan bastante al sonido del canadiense. Mac Demarco, por su lado, ha invitado al rapero a varios de sus conciertos, y ha comentado que es divertido cuando el público de Tyler se suma a sus recitales.

Irreverente, transgresor y vanguardista. Siempre contra la corriente y, a los 26 años, dueño de una carrera tan prolífica que parece que fuera del doble de su extensión: Tyler, The Creator es mucho más que sus cuatro álbumes en solitario, sus otros tres en colaboración con Odd Future, su crew, y sus ya icónicos videoclips. Tyler se convirtió, en los últimos años, en un artista capaz de reinventarse, constantemente aburrido del lugar en el que está parado.

Un creador que encierra tantos vericuetos que uno se termina perdiendo entre sus proyectos. Las canciones son una más de sus obsesiones: la ropa y la realización de contenidos audiovisuales aparecen entre sus tantas facetas estéticas. Golf Wang, su sitio web, ha mutado hasta convertirse en la tienda en la que Tyler Okonma vuelca sus diseños de vestimenta, mientras sus videoclips y las series de TV Loiter Squad y The Jellies! son sus creaciones como director, guionista y productor.

Su música, al igual que sus demás productos, es tan novedosa como singular. Es difícil ubicar a Tyler, The Creator dentro de alguno de los subtítulos del Hip-Hop. En sus álbumes se pueden encontrar elementos de trap, de soul, de R&B y de jazz, con sus letras siempre satíricas acompañadas con su locura operística de la interpretación de personajes. Tyler charlando con el mismo en sus múltiples personalidades es un detalle distintivo de cada uno de sus lanzamientos.

Este año vio la luz Flower Boy, su disco más personal y el que más lo aleja de esa fama de rapero malo y de voz diabólica que había construido en los anteriores. Se sumergió en sonidos más progresivos y se atrevió a llegar a lugares más profundos con sus letras, al punto de sembrar la duda de su sexualidad.

Si hay un artista de los últimos 15 años que hizo escuela es Mac Demarco. El artista de rock indie más importante del planeta, es pionero de este estilo musical sencillo que se puede resolver con un teclado, una guitarra y una computadora. Sus canciones, tan propias en su sonido, han generado algo invaluable para el cantante canadiense: el hecho de que, cuando algún otro productor está influenciado por él, cualquiera lo puede reconocer y decir: “suena a Demarco”.

Cualquiera sabe que va a escuchar cuando se acerca a un disco nuevo de Mac Demarco. Nada va a ser muy distinto al anterior, ni muy innovador. Tiene su zona de confort y la explota a la perfección. Esta fue la sensación, casi generalizada, cuando This Old Dog salió a la venta este año. El tipo sabe lo que tiene que hacer.

Esta previsibilidad que tienen sus discos es contrarrestada por la locura que caracterizan a sus presentaciones en vivo. Desde una muñeca inflable con la leyenda “Fuck Trump” hasta él mismo, desnudo, interpretando covers de U2 son situaciones que pueden formar parte de sus shows.

Tanto Mac Demarco como Tyler, The Creator forman parte del line up del Lollapalooza 2018, que tendrá lugar en marzo en el Hipodromo de San Isidro. El productor y cantante canadiense actuará el sábado 17, mientras que el rapero de Los Ángeles lo hará el domingo siguiente.

Nota anteriorPróxima nota