Callate Mark: punk rock moderno y sin pose

Callate Mark es un viaje en el tiempo. Los peinados, el cuero, los acordes de quinta distorsionados y jóvenes de veintipocos años retrotraen al espectador a esa imagen de los años 70 del Reino Unido. El punk de Buzzcocks y The Sex Pistols, pero en 2017 y en Buenos Aires. Ese espíritu fue el que invadió el bar Lucille el jueves pasado, cuando la banda tocó  por primera vez en vivo las canciones de Todo/Nada, su último trabajo. Un show íntimo, aceitado y que se sintió como el inicio de una etapa nueva para la banda, que seguramente esté llena de grandes recitales.

Salieron al escenario pateando fuerte y al medio, igual que el disco: Corazón en Llamas y Nada en la Ciudad, los dos temas del álbum que tienen más olor a hit. Y con ese arranque hay una cosa que queda clara de movida: Tadeo Luna, el vocalista principal de Callate Mark, nació para entretener. La manera extrovertida que tiene de interpretar las canciones y los movimientos que hace cuando no está cantando, hacen que Luna sea un show en sí mismo.

Es Fácil Actuar, una de las mejores canciones de la banda, apareció luego. Una demostración de virtuosismo de parte de su guitarrista, Florián Fernández Capello, que ya lo viene mostrando desde 2015 en recitales de Los Fabulosos Cadillacs. Distante fue la primera canción de Balboa, su disco debut, que tuvo lugar en el setlist.

Inmediatamente después, Luna dejó el escenario por primera vez para que los tres instrumentistas den lugar a una zapada, con elementos bien del Dub y el Ska, mostrando un poco de lo que Fernández Capello trae por herencia de su padre Vicentico. El cantante volvió y pegaron La Mitad del Sol y Prefiero Así, dos temas que se alejan del punk, pero conservan el espíritu y la frescura de la banda.

Luego de un saludo del grupo a Tuta Torres, integrante de Babasónicos y productor de Todo/Nada, fue el turno del bloque de Florián. Primero cantando Es Verdad, solo acompañado por Lautaro Rico Gómez -el bajista de la banda- y luego, con la formación completa, poniéndole la voz a Se Fue, una oda al post punk americano de principios de la década del 80.

Tocaron El Otro Lado, con Rico Gómez a la cabeza y, antes de dejar el escenario por primera vez, pegaron Salir de Acá, Noches y Mirar Hacia Otra Parte. El público sabía que quedaba algo más, faltaban algunas de las mejores canciones de Todo/Nada y por eso el descanso que se tomó la banda duro menos de un minuto.

El Mundo te Ganó, uno de los temas más pop del último trabajo, fue el utilizado para volver. Donde Voy, con crowd surfing de Tadeo Luna incluido, y No Quiero Salir precedieron al gran final: Vengo a Ver, una de las mejores canciones de la corta carrera de Callate Mark, cantada por su bajista y con un solo de guitarra de un par de minutos. No se querían ir del escenario.

Los abrazos entre los músicos y sus caras de felicidad, aún arriba de las tablas, cuando terminó el show, habla más de ellos que cualquier otro aspecto musical. Más que las guitarras del manual de punk rock, que la batería explosiva de Julian Gondell o que el look arquetípico de aquel género. Eso habla de la frescura que tienen, del amor que sienten por su música y que no hay, en ellos, ningún tipo de pose.

Callate Mark se estará presentando el domingo 12 de noviembre en el Personal Fest, compartiendo fecha nada menos que con Phoenix y Fatboy Slim, entre otros.