ENTREVISTAS

De La Tierra: “Queremos ganar el Grammy por todas las bandas de metal de latinoamérica”

Los integrantes de De La Tierra consideran que son una banda nueva, más allá del peso que tiene cada uno de sus nombres dentro del rock en América Latina. Con mucha dedicación, esfuerzo y sobretodo amor por el metal Andreas (Sepultura), Alex (Maná), Harold (Puya) y Andrés (A.N.I.M.A.L.) supieron sortear el tiempo que les dejan sus grupos principales y el cambio de bajista para grabar II, el segundo álbum de estudio de la banda. Con este larga duración se presentarán hoy en el Teatro Vorterix.  

A diferencia del primer disco, este tiene un sonido mucho más crudo, oscuro y homogéneo propio de la experiencia que han adquirido durante tres años. Además, cuenta con la producción de Ross Robinson, responsable de los éxitos de Korn, Limp Bizkit, Slipknot, entre otros.

Con II, De la tierra abrió una nueva faceta para el metal latinoamericano, siendo la primera banda de este género en ser nominada a un Grammy Latino en la categoría Mejor Álbum Rock. 

II es el primer álbum de una banda de metal en ser nominado a un Grammy Latino. ¿Qué significó para ustedes la noticia? ¿Creen que es una nueva puerta para el género en latinoamérica?

Andrés: Es maravilloso y muy importante que nos tengan en consideración a un grupo como De La Tierra, que es nuevo más allá de los nombres de cada uno. Me encantaría ganar el Grammy, no por De La Tierra, por el metal. Me gustaría subir ahí un minutito y decir: “Gracias por considerar al metal como parte de la música de latinoamérica. Nada más que eso. Gracias. Esto no es sólo para De La Tierra, esto es para todas las bandas que están haciendo metal en la región para que no bajen los brazos”. En ese premio se vería reflejado el esfuerzo que hacen miles y miles de bandas en sus casas pensando en algún día grabar una canción y que los vaya a ver gente, porque es muy difícil hacer metal. Hablo de la gente que está detrás de un instrumento y lo hace con pasión, que va y pega sus afiches, reparte sus flyers y hacen sus discos independientes. Eso sería increíble porque entraría el metal en un premio grandísimo. En Estados Unidos ya entró, de hecho Megadeth fue el último que lo ganó. Así que quiero que lo ganemos por una cuestión de sanidad mental hacia el metal.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso creativo en una banda formada por integrantes de distintas bandas de renombre y con diferentes nacionalidades? ¿Permiten una exploración musical más allá del metal, ya que todos son latinos?

Andreas: Por supuesto. De hecho, cuando estábamos buscando un nombre para el proyecto, tirábamos nombres muy metal como Calavera, Apocalipsis. Pero estábamos buscando algo más libre y De la Tierra nos pareció perfecto porque, además de tener sentido por ser todos latinos, sentimos que nos daba la oportunidad de explorar distintas facetas dentro del metal. Por ejemplo, en el último disco, Andrés metió trozos de la cultura argentina, de la parte norte de su país. Igualmente Alex con cosas mexicanas y o yo con parte de la música brasileña. Es muy linda la experiencia, pero todo con base en el metal.

¿Cómo vivieron la salida de Sr. Flavio, bajista fundador de De La Tierra? ¿Cuál fue el criterio para elegir a Harold como su reemplazo?

Andrés: Al principio fue difícil. A Flavio lo queremos mucho y seguimos siendo amigos. No es que termino todo mal y nos peleamos. Todo lo contrario, Flavio nos planteó algo que era una necesidad de querer estar más tiempo con los Cadillacs y con su familia y es lógico. Nos dio pena. Yo hablo mucho con él y ahora me dice: “Me quiero matar, ahora que estoy afuera los veo y quiero estar ahí” y yo le respondo que en cualquier momento se suba y toque una canción. Ahora vamos a estar en Bolivia para el Cosquin y tocaremos el mismo día que ellos. Así que espero venga y toque una canción conmigo para que vean que esta todo bien.

Andreas: El primer bajista que pensamos para el reemplazo de Flavio, por sugerencia de Andrés, fue nuestro gran amigo Billy Gould de Faith no more, porque hay una conexión latina con él y es un bajista increíble. Pero estaba muy ocupado con otros proyectos. Aún así, estaba muy contento nos agradeció por haber pensado en él. Hubiese sido increíble que aceptara, además porque a él le gusta la música latina, su esposa es mexicana así que entiende la raíz latinoamericana. Pero es una persona muy ocupada y hubiese sido más caótico de lo que ya es De La Tierra. Entonces Andrés propuso a Harold, a quien ya conocía con Puya porque con Sepultura hicimos gira con ellos por Estados Unidos en el 2000 y ya sabía que era un excelente músico y con raíces pesadas y realmente latinas.

Para este último trabajo contaron con la producción de Ross Robinson. ¿Cómo fue trabajar con esta leyenda del metal y cuál fue su mayor aporte para la banda?

Andrés: El mayor aporte de Ross fue la locura sana. El talento que tiene es increíble. Es una persona maravillosa pero super exigente. Cuando está en el personaje de productor, es una persona, pero cuando se termina la hora del trabajo y te sentás a comer una ensalada con él, es un ángel de luz. Todo lo contrario a lo que se imaginan muchos. Yo lo pensaba como una persona con todas las drogas del planeta, todas las excentricidades, pero nada que ver. Hasta su agua está purificada, tiene una sanidad mental y física increíble. Para mi es extraterrestre, encima nació en el Área 51, en el límite entre Las Vegas y California.

Andreas: Con Ross ya había trabajado en un par de álbumes para Sepultura y le dio un nuevo concepto a la música que veníamos haciendo. Creo que lo que hizo con De La Tierra fue llevarnos a ser principiantes nuevamente. Nos hacía repetir mil veces el mismo riff hasta que le gustara y quedara perfecto. Realmente es un genio.

 

Nota anteriorPróxima nota