#CiudadEmergente

Carajo celebró una década de Inmundo en Ciudad Emergente

Si hay un álbum del cual Carajo puede estar orgulloso, es Inmundo. El ciclo del disco que los llevó al estrellato, cumplió diez años en la Plaza de la Usina del Arte durante el Festival Ciudad Emergente.  Los doce temas que conforman este disco, que fuera el tercero de su carrera, fueron coreados por sus seguidores, que se movilizaron de distintos puntos del país para no perderse esta fiesta.

La decisión del repaso cronológico se entendió con la introducción del primer track. Para ese momento Hernán, Andrés y Marcelo, ya tenían al público en el bolsillo y no dudaron en avivarlo aún más con Histeria, TV y Canción de moda, en la cual pidieron por la aparición con vida de Santiago Maldonado, desaparecido desde el 1 de agosto.  

El carisma de Corvata y sus muletillas cuando se da espacio para conversar con su público, son combinadas con la energía, la fuerza y la fluidez que le impregna a su voz al momento de cantar. Con esa particularidad dio paso a Chico granada, aquél primer corte del álbum que consolidó su fama en latinoamérica en 2007, y sin bajar el ritmo continuó con Inocencia perdida.

Con Inmundo, Carajo mostró la madurez y cohesión que lograron sus integrantes devenidos de otros proyectos. La comunión que se logra entre el poder de la batería y la voz, así como la armonía y preponderancia de los punteos de la guitarra, pudo notarse con Inocencia perdida que fue seguida de Alma y fuego. “¿Dónde están las ‘carajeras’ esta noche? Ya saben que este tema es para ustedes, así que pueden divertirse”, exclamó el vocalista como preámbulo de Acorazados para luego, presentar a Tery como voz principal de El que ama lo que hace.

“¿Están listos para Joder?”, guiñó el cantante mientras el pogo dominaba el campo y continuó con Una oportunidad. El apoyo del “olé olé ola” desde los fanáticos fue recibido por la banda con un intento de seguir el popular cántico con los instrumentos, lo que sirvió como introducción a Punk sin cresta. Tras el agradecimiento de Corvata, el aniversario cerró sin descanso con Entre la fe y la razón, Zion y Carne, recibiendo la ovación de los asistentes.

A la noche de Carajo aún le quedaban unos minutos, por lo que permitieron complacer con La venganza de los perdedores, de su trabajo Frente a frente, y Libres perteneciente a El mar de las almas. Para la despedida, subieron al escenario a sus pares de Cuyoman con quienes compartieron Sacate a la mierda y reiteraron su compromiso con la búsqueda incesante de Santiago Maldonado.

De esta manera, Inmundo festejó su primera década. La dedicatoria que reza “Para la iglesia punk, en el nombre de Jesús… pura vida para todos”, marcó el rumbo en ascenso para el trío de Capital Federal. Aquél disco lleno de inconformidad ante la violencia, la falta de inocencia y la televisión basura, tuvo su merecido homenaje.  

 

Nota anteriorPróxima nota