ENTREVISTAS

Cultura Profética: “El mundo entero está preparado para despenalizar la marihuana”

Los 20 años que cumple Cultura Profética no pasaron en vano  en la escena local . Permanecer vigentes en medio de los cambios culturales y de la industria musical, requiere trabajo duro para reinventarse a través del tiempo sin perder la raíz. Willy (voz), Boris (batería) y Eliut (guitarra) desarrollaron lo que consideran un semillero de músicos, lograron preservar sus ideales durante dos décadas de trayectoria y nunca corrieron el foco de su objetivo: transmitir un mensaje claro para su público.

El viernes 22 se presentarán en el Estadio de GEBA junto a Dread Mar I, que también celebra 10 años de carrera artística. El show mostrará en el mismo escenario dos enfoques distintos del reggae: uno comprometido con la realidad y el cambio social; y otro enfocado en la parte más emotiva del ser humano. Antes de esta presentación, Boris Bilbraut charló con Stereo sobre cómo ha sido el proceso formativo de Cultura Profética, su crecimiento en Puerto Rico, y su postura a favor de la despenalización de la marihuana.

¿Cuál crees que es la clave para mantenerse vigentes luego de tan extensa trayectoria?

Lo más importante es haber mantenido la base por más de veinte años. Eso nos ha hecho sobrevivir a los cambios musicales y de la industria, sobretodo al azote mundial del reggaeton que se originó en nuestro país. También ha sido gracias al mensaje que transmitimos. La gente busca una expresión y algo que los represente y nuestras líricas están enfocadas en eso.

En estas dos décadas, Cultura Profética ha modificado varias veces su formación original. ¿Cómo se vive la renovación de artistas dentro de la banda?

Es evolutivo. Cultura se ha convertido en un taller escuela para músicos en la isla. Siempre lo hemos sentido bien porque le da otro sonido y diversidad al grupo, además de ayudar a otros artistas a su desarrollo musical. Hemos tenido gente que empezó con nosotros y ahora tocan con Marc Anthony o Ricardo Arjona. Hay otros con más trayectoria pero que les falta la experiencia de estar con Cultura y a ellos también se les abren las puertas.

La industria musical de Puerto Rico está más próxima a géneros musicales como la salsa y el reggaeton. ¿Cómo puede una banda tener presencia local con un estilo como el suyo,  tan poco explorado en el país?

Antes de sacar nuestro primer álbum,  estuvimos tocando en bares, festivales y abriendo conciertos. Eso originó una estabilidad tanto al nombre como a la banda en la escena callejera. Cultura acaparó la atención de todos los artistas de Puerto Rico y entendieron que íbamos en serio. Aún así, nunca tuvimos que combatir con otros géneros, porque cuando estaba surgiendo el reggaeton, por ejemplo, había una escena de reggae fuerte en la isla. Nosotros ganamos el respeto de todos los artistas porque los conocemos desde hace mucho.

¿Por qué eligieron a Dread Mar I para acompañarlos en su gira aniversario?

Creo que son contrastes que vale la pena experimentar. Nos pareció muy bien que Mariano abra los shows, sobretodo porque vimos una reacción positiva del público y transmite un mensaje distinto al nuestro. Nuestras letras son más sociales y tenemos un público que es consciente de lo que pasa en el planeta. En cambio, Dread Mar I tiene una temática más amorosa y es respetable porque es una visión súper nítida, además que su puesta en escena es magnífica.

¿Qué vamos a ver el viernes en el recital en Buenos Aires? 

No quiero adelantar mucho, pero hay sorpresas para el público argentino. La banda está en una evolución musical muy bonita, tenemos músicos nuevos.  Siempre que venimos a Argentina tratamos de hacer shows piloto y probar cosas nuevas. Estoy seguro que va a estar muy bueno.

¿Creés que Argentina está preparada para la despenalización de la marihuana?

El mundo entero está preparado. La marihuana es la única planta que no se procesa. Hay gente que lo hace con otro tipo de químicos para que tenga otras reacciones en el cuerpo, pero si se despenaliza, el autocultivo ayudaría a que la gente la consuma de manera natural. Legalizarla sería lo perfecto, que cada quien use la planta como quiera, Además está más que confirmado que cura el cáncer y un montón de enfermedades. Así que en vez de darle el crédito a las farmacéuticas, hay que comenzar a dárselo a la tierra.

Nota anteriorPróxima nota