EN VIVO

Richard Coleman presentó F-A-C-I-L en La Trastienda

Apenas una campera roja se divisa en el primer piso de una Trastienda vestida de negro para recibir a su salvador. Richard Coleman presentó ayer F-A-C-I-L en una noche a puro funk plástico, trajeado de plateado y con mucho por tocar.

Tras arrancar con Sombre Reptiles, de Brian Eno, comenzaron a sonar los acordes de F-A-C-I-L, muy coreada por el público. A medida que la banda interpretaba las nuevas canciones las reacciones eran bastante heterogéneas. Algunos bailaban, otros cantaban, y otros, desconcertados, trataban de entender que era lo que estaba pasando. Y es que Richard logró su cometido: alejarse de la postura dark para dar paso a un rock más alegre y bailable, mucho más sencillo, sin vueltas ni maquillaje. “Hoy empiezan los días futuros, quiero dejar atrás el pasado”, expresó el ex Fricción y Los 7 Delfines.

A medida que sonaban las canciones del nuevo disco, el público comenzaba a tomarle el gusto. Algunos hasta se animaban a mover la cabeza y cantar las letras. Para mitad del show llegó el primero de los clásicos, Perdiendo el Contacto, de Fricción. Y si minutos antes cuando interpretó Simpático jugó con una sonrisa sarcástica, ahora esa sonrisa era de placer, y hasta bromeó: “Los veo deprimidos, yo pensé que la iban a pasar mejor, en los ochenta saltaban hasta el techo”.

(Foto: Rafael Ruiz)

De repente, Coleman se quedó solo. Su única compañía era un foco incandescente, encendido desde el primer minuto, que flotaba sobre su cabeza. Interpretó Secreto, de Los 7 Delfines, y Cuestión de Tiempo, donde jugó con los presentes a terminar el verso de cada estrofa.

La banda volvió y el foco siguió encendido, como si alguien más estuviera sobre el escenario, casi una presencia familiar. Tras dos intentos fallidos de arrancar, ya que la guitarra no sonaba, comenzó a interpretar los acordes de Perfecto Amor, para después dar paso a Turbio Elixir.

“Yo siempre me salteo una”, comentó el ex Fricción, que empezó a tocar Como la Música Lenta cuando en realidad debían seguir con Caravana, el tema que coescribió con Gustavo Cerati para Ahí Vamos. “Gracias por venir, se que son tiempos difíciles. Para mi empieza un nuevo recorrido, son nuevas canciones y no es fácil”.

Continuó con Fuego e hicieron un corte, el Expreso Transiberiano ya llevaba hora y media de show y habían interpretado 19 canciones. Mientras tanto el foco seguía encendido, esperando.

“Esto no estaba programado” dijo el artista cuando volvió. Con todo el Expreso sobre el escenario, interpretó Hamacándote y Corre la Voz, para despedirse con Memoria. La banda se reunió en el centro, se abrazó y saludó a su público. Pero el foco, el foco nunca se apagó.

(Foto: Rafael Ruiz)
Nota anteriorPróxima nota