ENTREVISTAS

Algo Mejor: “El rock nacional empezó a determinar que vestirse bien era careta”

Cada vez son más las bandas que desde la autogestión se proponen dejar todo en la calidad de sus proyectos y así destacarse. Una de ellas es Algo Mejor, un conjunto que emprendió el camino hacia la búsqueda de un tinte moderno para las canciones sin dejar atrás las claras influencias de grupos como The Strokes, Artic Monkeys o también MuseSus dos discos primeros discos son Más y Mi lado criminal. Sin embargo, Perfume Etéreo, tercer álbum de la banda  fue el primero en ser grabado íntegramente en estudio y masterizado en Nueva York por Ted Jensen. “Invertimos mucho en la banda, siempre apostamos a más”, explican Federico Castro, bajo, y Eneas Fraccarolli, voz y guitarras, en una charla con Stereo.

Al igual que en su segundo disco, con Ale Kurz y Pablo Spivak de El Bordo, Algo Mejor hizo debutar como productores musicales a Juan Manuel Romero y Germán Guarna, ex integrantes de Tan Biónica. La dupla logró reflejar lo que el grupo andaba buscando hace un tiempo. “Cada disco nuevo son cinco escalones arriba del anterior”, aseguran al referirse a Perfume Etéreo que tendrá su show de presentación el sábado 16 de septiembre a las 20 en La Trastienda Samsung (Balcarce 460, San Telmo), con entradas anticipadas en TuEntrada desde los $250.

 

El disco marca una notable diferencia a sus anteriores trabajos, ¿por qué se inclinaron a ese cambio sonoro?

Buscábamos ese sonido hace tiempo. Desde Mi lado Criminal queríamos esos sintetizadores metidos en el fondo de nuestras canciones. Cuando logramos concretar que Juano y Guarni nos produjeran el disco, se terminó de cerrar lo que estábamos buscando.

¿Cómo fue el proceso del armado y selección de los temas en conjunto con sus productores?

Fue un proceso muy abierto, nos explicaban cómo les parecía que tenía que ser la canción y ahí lo discutíamos. Otros se quedan encerrados en su ego y te quieren obligar a cambiar la canción. La primera que les pasamos fue Terremoto y tuvieron una visión del tema que era a lo que queríamos llegar. Nos devolvían cosas de una manera que nunca habíamos trabajado. Ese fue el puntapié para estar totalmente convencidos de trabajar con ellos. De catorce temas, grabamos once y se publicaron diez. La canción que quedó grabada es la que le da el nombre al disco.

Lleva su nombre pero decidieron no sumarla, ¿por qué?

Es muy distinta a la sonoridad de los otros temas, es más oscura. Siempre tratamos de seguir una misma línea en el disco, tener una conceptualización, y sabíamos que ese tema no iba a ir con lo que queríamos transmitir. Somos bastantes autocríticos con nuestras canciones. Tiene bastante que ver el título con el disco y el arte del mismo, pero no tanto esa canción con el disco.

¿Tienen en cuenta esa conceptualización a la hora de decidir cuáles temas siguen en el setlist y cuáles no?

Sí, siguen los temas que más se adaptan al sonido moderno. Además vamos a tener que reversionar cosas porque es un abismo. Cada disco nuevo son cinco escalones arriba del anterior para nosotros. Es mucha la diferencia. Además, la mayoría que nos viene a ver nos dice que en los vivos tenemos una onda más “rockera” que el disco. No hay que pretender que el vivo sea igual al álbum, sino escuchá el disco en tu casa.

Buscan transmitir no sólo con la música sino además con la estética de la banda, ¿la imagen también vende?

Federico: No tanto porque sea lo que vende, sino porque siempre nos interesó tener una estética y mantener una línea entre lo que hacemos musicalmente y como está después representado en vivo. No sólo es la música sino también la ropa, los videos y el arte del disco. Nos gusta eso, porque todo se relaciona. Para mi, somos un personaje arriba del escenario y por eso te vestís de cierta manera. Si tocas pop no te vas a vestir con pantalones de fútbol, por ejemplo.

Eneas: Lo visual y musical es lo primero para nosotros e invertimos mucho en eso. Algunos han pensado que estamos con discográfica o productora. Somos independientes, nadie nos ayuda así como nadie nos obliga a nada y las decisiones son propias. No me gusta ir a ver una banda y que estén con pantalones de un equipo. En un momento en el rock nacional se empezó a determinar que vestirse bien era careta, pero si miras a Papo o Los Redondos tenían una estética para sus shows. Por ejemplo El Indio estaba siempre con una camisita, pantalón cheto y sus anteojos. Se crea una imagen siempre.

No tienen una discográfica o productora que los respalde pero igual apostaron con volver a La Trastienda, ¿qué les aporta que otro lugar no?

Apostamos nuevamente porque se adapta a nivel sonido y visual a Algo Mejor. No hay otro lugar así en la ciudad, así como tampoco hay otro como el Roxy de esa capacidad. Buscamos dar un show completo y eso cuesta mucho, pero quisimos hacer el esfuerzo y presentar el disco ahí. Siendo independientes todo nos cuesta más pero seguimos apostando. 

Nota anteriorPróxima nota