RESEÑAS

Roger Waters se replantea su vida en su nuevo disco

Roger Waters emprende un (¿último?) viaje en su nuevo disco. Con Is This Life We Really Want? no se arriesga y presenta un álbum conceptual con sonidos clásicos de su carrera musical.

El disco comienza con When We Were Young, una introducción que nos dejará en claro que Waters se permitirá llevarnos a través de un disco descontracturado. La música llega con Déjà Vu, con suaves acordes de guitarra y un piano acompañando la voz del cantante.

The Last Refuge seguida de Picture That y Broken Bones exponen la parte más cargada de crítica social del disco. ¿Es esta la vida que realmente queremos? Esta pregunta ya se instala en la cabeza del oyente en este momento del disco. La voz, por momentos carrasposa al oído, inunda de melancolía la escucha.

Como si el disco tuviese dos etapas, Is This Life We Really Want y Bird in a Gale sirven para conectar ambas partes antes de comenzar con el lado B del álbum. Será esta parte la más romántica, donde Waters dejará, un poco, de lado los insultos que no dudó de usar en reiteradas veces hasta este punto del disco.

The Most Beautiful Girl trae el amor al disco, apuntando a una balada suave seguida por sonidos más clásicos en Smell The Roses. Wait For Her, Oceans Apart y Part of Me Died concluyen el disco con la voz de Waters combinada con un piano que se impone frente al resto de los instrumentos y letras melancólicas pero no melosas.

El arte de tapa muestra decenas de palabras tachadas, como si el ex Pink Floyd escribiera sus memorias y en ellas solo se vislumbra la pregunta “¿Es esta la vida que realmente queremos?Waters presenta esta obra como un certero reprise de su carrera artística y es valido entonces que se pregunte si está conforme con ella. Si los fanáticos de Roger Waters esperaron 25 años para escuchar sonidos nuevos, la expectativa no fue cumplida. Sin embargo este disco logra se exponer sobre una base sólida y segura.

 

Nota anteriorPróxima nota