EN VIVO

Los 8 años de Militantes del Climax en La Trastienda

Pocas bandas en la Argentina saben como organizar una fiesta como las que hacen Militantes del Climax. El grupo de hip hop y funk nacional festejó sus 8 años anoche, en una Trastienda Club llena, con un  espectáculo que hizo bailar y saltar a todo el mundo. Con sketches, funk y mucho alcohol la banda demostró una vez más que el que no salta maneja el patrullero.

El recital comenzó unos minutos de pasada la medianoche. Luego de las señalizar las salidas de emergencia una figura sale detrás de las cortinas con un buzo con capucha, una visera y una bandana tapándole la boca. De repente los telones del escenario se corren para dejar ver a un grupo de monjes frente a micrófonos que empezaron a cantar, en ingles, el feliz cumpleaños. Luego de ese pequeño, pero bizarro momento, la banda arranca con todo. El comienzo vino con ‘Diputado‘. La banda siguió con ‘Canapé‘, ‘Super’ y ‘El Triple‘ para terminar la primera parte del show con una mezcla entre ‘Maradona Caniggia‘ con ‘El Huevo que hizo vibrar el suelo de La Trastienda de los saltos.

Tras esa seguidilla de temas vino el primer momento donde ‘El Oraculo’ Frank Bersi entró en escena. Una bolsa de basura en medio del escenario se empieza a romper y de adentro sale una travesti que empieza a contar la desgarradora historia de amor de ella con el comisario Roberto Ayala. Con una cuota importante de fuerza y crudeza este sketch que dura unos minutos termina con la travesti arrancándose el pene para regalárselo a  los Militantes como presente de cumpleaños.

Mientras todo esto pasaba de fondo empieza a sonar ‘Cama Adentro‘ uno de los temas mas tranquilos del álbum Climax. Tras este tema un grupo de BBoys se suben al escenario a bailar al ritmo de ‘Skymood’ y tras la seguidilla de ‘Mowtown‘, ‘Sin Permiso‘ y ‘Chinatown‘  presentan Termidator, un tema que sería un indicio de lo que iba a venir.

Nuevamente el Oráculo entra en escena pero esta vez vestido como ‘La Hija de la Mucama’, un personaje vital en la mitología de Militantes. L’a Hija de la Mucama viene acompañada de una piñata vestida de policía que presenta como el infame Comisario Ayala, representación de la misoginia argentina. Bajando entre el público ella insta a las mujeres a quemar iglesias y pintar patrulleros para luego tirar al comisario a la gente para que lo linchen y encuentren en su interior varias cajas de vino Termidor.

Ese momento fue el climax de la noche. El momento donde quienes todavía estaban reticentes a unirse a la fiesta no pudieron quedarse más de brazos cruzados y se unieron al frenesí que fue el recital. Más rondas de BBoys continuaron a lo largo de la noche con temas como ‘Sleepless‘ y ‘Mercado de Pases‘ hasta que de repente una figura de pelo largo y anteojos se unió a la banda para tocar ‘El Kongo‘ y ‘Jazz Funkante la mirada de incrédulos pero felices espectadores que presenciaban el regreso de ‘El Negrito’ aunque sea por solo una noche.

Tras un par de temas El Oráculo se volvió a presentar pero esta vez vestido como “una de las Mirta Legrand que sobrevuelan el territorio de la República Argentina” y con La Hija de la Mucama amordazada a una silla. En este tercer acto, y sin que nadie se los indique, la gente decidió sentarse, casi como un acto de complicidad. Fue entonces cuando se presentó una elección, la vida del personaje y todo lo que representa o la muerte de este, para siempre, a cambio de un cajón de cervezas. Tras la victoria de la vida por sobre las cervezas Mirta repartió las bebidas igualmente antes de la recta final con temas como ‘Ciberyuta‘, ‘Hit Hot, ‘Churro‘ y el cierre al grito de ‘esto se acabó’ junto a la banda tocando funk a todo lo que daba. Una nueva demostración de que el rap es más que rimas, es un movimiento.

MIRÁ EL ÁLBUM COMPLETO EN NUESTRO FACEBOOK

Nota anteriorPróxima nota