ENTREVISTAS

Las Manos de Filippi: “Nos gusta meter el dedo en la llaga”

Las Manos De Filippi celebran hoy sus 25 años de carrera en Groove con un show que promete ser único e irrepetible, con un espacio especial para cada uno de los presidentes de Argentina y las luchas sociales. Antes de subirse al escenario palermitano, Hernán el Cabra de Vega (líder de la banda) habló con nosotros.

Durante sus 25 años de carrera pasaron muchísimos personajes por la escena política ¿Hay alguno en particular del que les guste componer, sea por lo bueno o lo malo?

Sí, hay un personaje que siempre lo agarramos de punto que es el presidente, el que sea. Siempre nos gustó hacer canciones personalizadas a cada uno que pasó en estos años. Todos nos dieron cosas para hacer, el más obvio es este (Mauricio Macri). ¡Otro que nos dio de comer como loco fue Menem! (se ríe). Daba letra más que comer. Son diferentes cosas, el kirchnerismo fue una lucha constante por desenmascarar ¿Entendés? Veíamos todo muy trucho. Quizás Macri y Menem son más ridículos, más obvios.

¿Sienten un rol social en desenmasacar?

¿Tipo superhéroes?

No sé si superhéroes, pero con una cierta responsabilidad…

No digo que exista esa responsabilidad, pero nos gusta creer que sí. Tomamos eso para motivarnos a escribir, no para otra cosa. Nos gusta pensar que si no lo hacemos nosotros no lo hace nadie. Así fue que salió el nombre del disco MACRI (Mente Anti Capitalista Revolucionaria Internacional), porque nadie lo iba a hacer. Hasta el momento que hicimos Sr Cobranza, nadie había hecho canciones con nombre y apellido, pero lo nuestro fue sin querer y cuando nos dimos cuenta habíamos abierto una puerta en la que después seguimos indagando.

No nos gusta cerrarnos solamente en lo crítico, siempre tenemos humor, ironia y esas cosas porque si no la música y los shows nos resultarían aburridos. Cuando vos haces algo tan crudo y al lado ponés lo humorístico, se potencia…

¿No sienten una zona de confort en la política a la hora de componer?

Es parte de nuestro estilo. Si nos quedáramos solo ahí si lo podría llegar a ser. No es fácil hacer todo el tiempo canciones de protesta, tratamos de no repetirnos y lo que más cuesta es hacer algo que te divierta y sientas que no lo hiciste.  Para salir de ese confort mezclamos estilos y nos gusta meter el dedo en la llaga. Cuando hicimos la cumbia del Cucumelo era una época en la que el rock y la cumbia estaban en guerra pero mal, para salir de esa situación nosotros salimos con eso a bancar los trapos.

¿Qué diferencias o similitudes encontrás en la sociedad de hace 25 años y la de ahora?

Veo que hubo momentos importantes como toda la movida política que hubo en 2001, y creo que en lo que respecta a los músicos hubo un antes y un después con la masacre de Cromañon. Esa experiencia plantó a las nuevas generaciones de otra forma respecto a la música, el rol del artista, ya los jóvenes de hoy no son los pomelos que eramos nosotros  cuando arrancamos.

A nosotros nos pasó, como a todas las bandas, que no teníamos ideas si a alguien le podría llegar a gustar lo que hacíamos. Es todo de pura gana de salir y tirar con la necesidad de interactuar. Con los años te das cuenta que al momento de grabar un disco hay gente que está esperando  algo de vos porque le gusta tu estilo.

Para celebrar los 25 años hicieron una reversión de Sr Cobranza con la chilena Ana Tijoux ¿Por qué eligieron una canción que si bien es un himno, hoy en día los más jóvenes quizás no entienden quiénes eran Cavallo o Norma Pla?

Lo elegimos porque queríamos hacer algo con Anita y ese tema tiene mucho respeto en Chile y a ella le gustaba ese tema. También aprendimos que ese tema si bien habla de Menem y gente que no está muerta pero murió, lo tocamos y es reconocido en Latinoamérica. Creemos que a pesar de ser tan textual con nombres y apellidos, la canción emana una energía en la que queda claro que hay una bronca contra el sistema y el estado.

¡No te lo pierdas!

Las bandas invitadas de esta noche serán Falsa Cubana y Sambara. Las puertas abren a las 19 y las entradas se pueden comprar por Ticketek o en la puerta de Groove desde $110.

Nota anteriorPróxima nota