SEMANA BOWIE

David Bowie VIII: Electrónico

La vida de David Bowie atravesó la historia de la música como una montaña rusa. El duque blanco fue pionero en varios ámbitos artísticos, siendo fácilmente influenciado por las corrientes incipientes, pero retocando lo suficiente para apropiarse de ellas. Los 90 no fueron excepción para el británico que aprovechó esta década para meterse en el pop electrónico con algunos de sus trabajos más singulares y empezar a finalizar la faceta rebelde que lo acompañó desde Hunky Dory hasta sus tiempos con Tin Machine.

1992 recibió a Bowie con el Freddie Mercury Tribute Concert, un concierto en homenaje a Freddie Mercury, cantante de Queen y amigo de David Bowie. El recital que se hizo en Wembley reunió a miles de fanáticos de la banda y los músicos más importantes de la escena para homenajear al difunto cantante. En el caso de Bowie el homenaje vino en tres temas y una reunión más que esperada.

Luego de subirse al escenario con un saxo y hablar de la amistad que lo unía a Freddie, Bowie invitó a Mick Ronson de The Spiders of Mars, la banda de Ziggy Stardust, y a Ian Hunter, cantante de la disuelta banda Mott The Hopple para hacer All The Young Dudes, tema que David había escrito para el grupo de Hunter en el pasado.

Luego de terminar la canción, la banda siguió con Heroes, tema que da nombre al duodécimo álbum de estudio del inglés. Luego de que Ronson y Hunter se bajaran del escenario David se despidió del público junto a Annie Lennox que se subió a cantar Under Pressure, tema que Queen y Bowie habían grabado juntos en 1981.

Además del recital tributo, en 1992, Bowie decide casarse con la modelo somalí Iman, con quien permanecería casado hasta su muerte en enero del año pasado.

Durante 1993 Bowie saca Black Tie White Noise, un álbum completamente distinto a lo que venía haciendo. Basado más que nada en la música electrónica, el disco utiliza un ritmo fuertemente basado en el funk para crear un ambiente bailable. Con canciones como Wedding y Pallas Athenas el músico demuestra que no piensa quedarse atrás.

Ese mismo año el artista decidió innovar en otros ámbitos con Buddha of Suburbia, un álbum que fue Soundtrack de una serie del mismo nombre para la BBC. El disco incursiona en diversos géneros y, si bien es uno de los trabajos menos conocidos por la falta de promoción que tuvo, tiene un gran nivel musical con temas variados como Strangers When We Meet o The Mysteries, incluyendo el tema que da nombre al disco que cuenta con Lenny Kravitz en las guitarras.

El siguiente trabajo de Bowie llegó dos años después cuando se juntara nuevamente con Brian Eno para grabar Outside. Si Black Tie Withe Noise era una incursión  en el terreno de la electrónica, Outside es la manera que encontró El Duque Blanco para apropiarse del genero. Un disco muy experimental y compuesto casi en el momento de la grabación, Outside recorre desde el jazz con A Small Plot of Land hasta la música psicodelica con Segue en un trabajo que volvió a mostrar al mundo a un Bowie hambriento por experimentar cosas nuevas.

El 1996 fue muy importante para Bowie. El músico ingles logró entrar en el Rock and Roll Hall of Fame, consiguió su propia estrella de Hollywood y sacó Earthlings, el primer disco producido por el mismo desde Diamond Dogs en el 74. Este disco sigue la corriente de los anteriores trabajos de Bowie en la década de los 90 pero con una propuesta todavía más arriesgada.

Mientras Outside era más tranquilo y amiental, Earthlings es completamente frenético. Desde el primer segundo de Little Wonder, canción con la que abre, el disco no para más que para dar un pequeño respiro en los oyentes. Muy movido y con una fuerte influencia en el electro industrial y el drum&bass este disco es uno de los más electricos de Bowie así como uno de los más distintos en una carrera de discos sin igual.

El final de la década se lo llevó ‘hours…‘, el vigésimo primer disco de Bowie. Este disco recibió muchas criticas mixtas. El nuevo estilo de baladas de pop románticas que eligió el inglés no fue de agrado de todo el mundo y fué el primer álbum del artista desde Ziggy Stardust en no entrar en los primeros 40 puestos del Billboard 200 del reino unido. Algunas de las canciones de este álbum fueron usadas el año siguiente por la desarrolladora de videojuegos Quantic Dreams, autores de Heavy Rain o Beyond to Souls, para Omnikron: The Nomad Soul, juego en el que participarían Bowie y su esposa Iman en la década del 2000.

Nota anteriorPróxima nota